palma_aboutus“En un tiempo de tantas cosas desagradables y de malos momentos, vienen bien tus palmas”

- Manolo Pozo

Las Artes Plasticas y especialmente la pintura como todo arte puro puede tambien ser un medio de sanacion. De sanacion y no de terapia. Nuestro Jose Marti ya lo sabia cuando escribia sobre el arte de sanar:”La verdadera medicina no es la que cura, sino la que precave: la higiene es la verdadera medicina. Más que recomponer los miembros desechos del que cae rebotando por un despeñadero, vale indicar el modo de apartarse de él”.

Es decir no me refiero a la pintura como ejercicio psicologico u holistico que trabaja directamente en el proceso creativo, con el cuerpo fisico, las emociones y el intelecto y que empuja al creador a traer una serie de situaciones inconclusas, de emociones encerradas que le impiden vivir a gusto o relacionarse sanamente.

No es el arte como catharsis que nos permite acceder a ese mundo oculto de nosotros mismos . Me refiero a la pintura y al arte como percepcion, como vehiculo de sanacion indirecta, de cura por transmision hedonista, la sanacion a traves de la observacion y la contemplacion.

El arte como lente que amplifica el mundo interior del observador, como el balsamo urgente que acaricia tus ojos y tu mente ya lastimados tanto por el mal fisico como por la agonia existencial.

Ninoska posee la capacidad de componer ese espiritu roto, ignorado, maltratado y muchas veces soslayado por la ingratitud y la desidia. Basta con contemplar sus bellos ojos fijamente para despertar nuestros corazones, para percibir una descarga emocional fulminante a traves de lo que esos ojos han visto, de los momentos criticos en los que han participado, por las confesiones de las que han sido testigos. Pero Ninoska no se autosatisface en el narcisismo del dolor y el ego sino que por el contrario emite rapidamente sus “cuantos creativos” como imagenes pletoricas de nostalgia, de recuerdos, de trajedias o alegrias ya olvidadas pero reconstruidas, de suenos inconclusos y paisajes intimos. Todo esto sin que el empuje y la velocidad de sus emociones la lleve a preocuparse demasiado por el aspecto formal, sin pretenciones tecnicas, sin temerle al arte efimero, sin convertir su obra en mercancia util, sin ajustarla a especulaciones de mercado, y es por todo eso que su obra contiene en primer lugar un efecto sanador.

Nos alivia el alma porque constituye una genunia expresion de su alma. Esa alma limpia que uno puede descubrir cuando contempla sus ojos.

La obra de Ninoska, con sus angeles cubanos, sus palmas cubanas, sus virgenes cubanas, sus paisajes de nostalgias cubanas, con una vision muy personal y muy autentica , nos conduce hacia un viaje mental por un mundo interior lleno de colores y geometria, siempre acompanado por una polifonia de sensaciones que nos remiten a Cuba, que nos huelen a Cuba, que nos saben a Cuba , ese “sentir cubano” por nuestros anhelos y por la reafirmacion de nuestra fe en la Cuba que recuperaremos al fin y que ya se vislumbra en nuestros corazones.

— with Ninoska Perez Castellon.